Orígenes y autores

La Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT, por sus siglas en inglés) fue desarrollada en los años 80 por el psicólogo Steven C. Hayes y sus colaboradores. Hayes, un destacado académico y clínico, buscaba una alternativa a las terapias tradicionales que se centraban en la eliminación de los síntomas. Junto a sus colegas creó ACT como una forma de abordar el sufrimiento humano mediante la aceptación y el compromiso con valores personales.

Contexto histórico

ACT surge en un contexto donde la psicología conductual y cognitiva dominaban el campo de la terapia. Las terapias cognitivo-conductuales (TCC) se centraban en cambiar los pensamientos y comportamientos disfuncionales. Sin embargo, Hayes y su equipo notaron que muchos pacientes seguían sufriendo a pesar de estos esfuerzos. Inspirados por filosofías orientales y la teoría del marco relacional (RFT), una teoría sobre cómo el lenguaje y la cognición influyen en el comportamiento, desarrollaron ACT para ofrecer una nueva perspectiva que integra aceptación y acción dirigida por valores.

Características principales de ACT

1. Aceptación

En lugar de luchar contra los pensamientos y emociones negativas, ACT propone aceptarlos. Esta aceptación no implica resignación, sino reconocer la presencia de estos eventos internos sin intentar controlarlos o evitarlos.

2. Defusión cognitiva

La defusión se refiere a la habilidad de separarse de los propios pensamientos. En vez de tomarlos como verdades absolutas, se ven como simples eventos mentales. Técnicas como el uso del humor, la visualización o la repetición de palabras ayudan a crear esta distancia.

3. Contacto con el momento presente

ACT enfatiza la importancia de vivir en el aquí y el ahora. Practicar la atención plena (mindfulness) ayuda a anclar a las personas en el presente, permitiéndoles responder de manera más flexible a sus circunstancias.

4. El Yo como contexto

Esta perspectiva fomenta la idea de que hay un «yo» que observa, distinto de los pensamientos y sentimientos. Este «yo» es constante, mientras que las experiencias internas cambian.

5. Valores

Identificar lo que es realmente importante para uno mismo es crucial en ACT. Los valores actúan como una brújula que guía el comportamiento hacia una vida más significativa.

6. Acción comprometida

ACT alienta a las personas a actuar de acuerdo con sus valores, incluso cuando enfrentan emociones difíciles. Esto implica establecer metas y tomar medidas concretas para alcanzarlas.

Tratamientos habituales

ACT se utiliza para tratar una variedad de problemas psicológicos, incluyendo:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Trastornos alimentarios
  • Dolor crónico
  • Estrés laboral

La terapia se adapta a las necesidades individuales de cada paciente y puede ser implementada en sesiones individuales, grupales o incluso a través de aplicaciones y programas en línea.

Recomendaciones para prevenir el sufrimiento innecesario

Aunque no siempre es posible prevenir los problemas psicológicos, adoptar una actitud de aceptación y compromiso con los valores personales puede reducir el sufrimiento. Algunas recomendaciones incluyen:

  • Practicar la atención plena regularmente.
  • Identificar y vivir de acuerdo con los propios valores.
  • Aceptar las emociones y pensamientos difíciles sin luchar contra ellos.
  • Buscar ayuda profesional cuando sea necesario.

Conclusión

La Terapia de Aceptación y Compromiso ofrece una alternativa poderosa a las terapias tradicionales, enfocándose en la aceptación y la acción guiada por valores. Al aprender a vivir en el momento presente y actuar de acuerdo con lo que realmente importa, las personas pueden llevar vidas más plenas y significativas. ACT no solo trata los síntomas, sino que también promueve el bienestar a largo plazo, convirtiéndola en una valiosa herramienta en el campo de la psicología.