La diversidad de género, la orientación sexual y otras áreas afectivo-sexuales importantes del ser humano, se van extendiendo, y actualmente entre un 5 y un 10% de la población se considera lesbiana, gay, bisexual o trans.

Desafortunadamente, muchas veces todo aquello alejado de lo normativo es objeto de discriminación y burla. En México, por ejemplo, 1 de cada 3 personas del colectivo LGBTI+ (ahora ya denominado LGTBIAQ+, cuyas siglas conoceremos un poco más adelante) ha sufrido discriminación en su trabajo, sin hablar de la discriminación en otras áreas de su vida. Son datos de la Primera Encuesta sobre Homofobia y Mundo Laboral. Hablamos de México pero la discriminación se extiende en cualquier lugar del mundo.

Por otro lado, sabemos que el 55% de las personas del colectivo LGBTI+ no habla de su orientación sexual con sus compañeros de trabajo, por temor a ser discriminadas. Sin hablar de que el matrimonio homosexual solo es legal en 14 países en todo el mundo, o de que aún hay 78 países donde la homosexualidad es ilegal, y que además, 8 de ellos la castigan.

La LGTBfobia y las conductas discriminatorias

Lo cierto es que las conductas homófobas, o LGBTfóbicas (orientadas a discriminar y/o maltratar a este colectivo), siguen en aumento, prácticamente en cualquier parte del mundo, aunque hay países donde la discriminación es aún peor.

Así que, desafortunadamente, una gran cantidad de personas de la comunidad LGBTI o LGBTI+ sufren discriminación y rechazo social. A raíz de esto y de otros factores, surgió la denominada psicología afirmativa, que también recibe otros nombres, como psicología afirmativa gay o psicología LGBTIQ+.

Hablamos de una perspectiva terapéutica orientada a ofrecer atención psicológica, y a atender y cubrir las necesidades de las personas de este colectivo. Es decir, personas no heterosexuales y no cisgénero (lo que quiere decir que su identidad de género no coincide con su fenotipo sexual). Pero, ¿qué más sabemos de esta especialización de la psicología?

¿Qué significan las siglas LGBTIAQ+?

Antes de hablar de qué es y en qué consiste la psicología afirmativa, vamos a especificar y describir el colectivo al que atiende. El colectivo LGBTI+, hasta hace bien poco se reflejaba en estas siglas, pero recientemente se han añadido dos siglas más (“A” y “Q”). ¿Qué significa cada letras?:

  • L: lesbiana;
  • G: gay;
  • B: bisexual;
  • T: transgénero;
  • Q: queer;
  • I: intersexual; y
  • A: asexual.

Seguramente ya conocemos muchos de estos conceptos, aunque quizás no todos. Los resumimos brevemente:

  • Lesbiana y gay: Son términos que corresponden a la persona que experimenta atracción sexual por personas de su mismo género.
  • Bisexual: Este término se aplica a personas que pueden experimentar atracción por personas de ambos géneros (tanto femenino como masculino). Hablamos de diferentes orientaciones o identidades sexuales.
  • Transgénero o “trans”: El concepto se refiere a aquellas personas que sienten que su género no coincide con el sexo que les fue asignado al nacer. El concepto incluye a:
    • Personas no binarias, que no se identifican ni como “hombres” ni como “mujeres”.
    • Personas que no se conforman al género, es decir, que no se identifican con ninguno de ellos.
    • Personas con otras identidades de género, que no se sienten identificadas con la categorización binaria de hombres/mujeres.
  • Queer: El concepto puede referirse tanto a la identidad sexual como a la identidad de género. Cabe la posibilidad de que una persona queer sea no binaria, no se conforme al género o se considere de género queer, es decir, puede ser que no se identifique con ningún género, con múltiples de ellos, o que su identidad de género no entre en ninguna categoría definida.
  • Intersexual: El término intersexual se utiliza para hablar de personas con partes del cuerpo reproductivas o sexuales que no parecen coincidir con la definición normativa de lo que es “femenino” o “masculino”. Por ejemplo, una persona con pene y útero u ovarios, o una persona que ha nacido con los órganos genitales (vagina o pene) no claramente definidos.
  • Asexual: Finalmente, este término describe a personas que no experimentan atracción o deseo sexual por ningún sexo o género.

Objetivos de la psicología afirmativa

Uno de los objetivos clave de la psicología afirmativa es comprender los mecanismos de construcción de la identidad LGTBIAQ+, y a partir de ahí, ayudar a las personas de estos colectivos que sufren discriminación o presión social, justamente por pertenecer a ellos.

Otros objetivos que persigue la psicología afirmativa incluyen el abordaje específico de las problemáticas de salud mental y relacionales del colectivo LGBTIAQ+; hablamos de:

  • Promover y mejorar su bienestar y su calidad de vida.
  • Abordar los problemas relacionales.
  • Acompañar y asesorar a la hora de tomar decisiones.
  • Tratar las secuelas por homofobia y transfobia.
  • Ofrecer apoyo psicoterapéutico en caso de sufrir situaciones de discriminación.
  • Ofrecer acompañamiento familiar.
  • Potenciar la aceptación de la propia identidad.

Psicoterapia afirmativa: ¿por qué es importante su presencia?

La psicoterapia afirmativa es la vertiente aplicada de la psicología afirmativa, y busca abordar las vivencias de la comunidad LGBTIAQ+. Es importante en la sociedad porque atiende un colectivo muchas veces olvidado, porque se centra en cuidar el bienestar de estas personas, que históricamente, y aún en la actualidad, sigue siendo rechazado en muchos casos, discriminado y estereotipado en cuanto a políticas y leyes y también en cuanto a sociedad.

Son personas expuestas a los ataques de la sociedad por su identidad de género y/o su orientación sexual.

Por ello es tan importante seguir visibilizando, no solo el colectivo LGBTIAQ+, sino también la psicoterapia afirmativa, para que puedan abordar sus problemáticas específicas y tener un espacio seguro en el que sostenerse y sanar. Todo ello resulta beneficioso para su bienestar físico y psicológico.

Psicología afirmativa: reflexión final

Por suerte, la psicología afirmativa o psicología LGBTIAQ+, cobra cada vez más fuerza en la sociedad, algo fundamental para abordar las problemáticas de estos colectivos con mayor comprensión, sensibilidad y conocimiento.

Sigamos hablando de diversidad, enriqueciéndola, cuidándola y dándole su espacio; en definitiva, visibilizándola. Paremos las conductas LGTBfóbicas, denunciemos si las presenciamos, y empecemos a cuidarnos y a respetarnos entre nosotros.

Y si eres tú quien sufre este tipo de acoso o discriminación, recuerda que es fundamental que puedas contarlo, que lo compartas, y que pidas ayuda profesional. ¡Tienes derecho a ser tú [email protected] y a amar a quien tú quieras! El amor es libertad, que no nos quiten este derecho.

“La uniformidad es la muerte; la diversidad es la vida” Mijail A. Bakunin.

Bibliografía consultada:

  • Butler, J. (2001). Judith. El género en disputa. Madrid: Síntesis.
  • Díaz de Greñu Domingo, S., & Parejo Llanos, J. L. (2014). La promoción de la igualdad y el respeto de la diversidad afectivo-sexual:bases de un programa de orientación y tutoría para educación secundaria. REOP – Revista Española
  • De Orientación Y Psicopedagogía, 24(3), 63–79. https://doi.org/10.5944/reop.vol.24.num.3.2013.11245
  • Viñuales, O. (2000). Identidades lésbicas. Barcelona: Bellaterra.

Artículo escrito por Laura Ruiz, psicóloga equipo Psonríe.