Con el paso del tiempo, cada vez se hace más notable la demanda de la sociedad hacia los psicólogos para la resolución de problemas sociales. La solución de dichos problemas implica el desarrollo de intervenciones organizadas, siendo éstas la mejor representación de la combinación entre teoría y aplicación. Pero, para hablar de intervención social, cabe hacer un repaso por otro concepto claramente relacionado y de vital importancia, como es el de cambio social.

El diseño de los programas de intervención no solo se limita a planificar y poner en marcha una serie de acciones, sino que, además, se lleva a cabo la evaluación de los efectos de las mencionadas acciones. Por eso, este libro parte del concepto de evaluación integral y de las actividades evaluativas que se desarrollan a lo largo del ciclo de intervención social. Así, engloba desde el momento en que se definen los problemas que afectan a un determinado colectivo, se diseñan las intervenciones para solventarlos, y hasta que finaliza el programa y se valoran los resultados.