En la vida se pasa por situaciones que no son agradables y causan una decepción, pero ¿Cuándo se da una decepción?: cuando depositamos nuestra ilusión en una expectativa construida que al final no sucede y si sucede se dará de manera diferente. Ejemplos de decepción pueden ser: la traición de un amigo, una humillación pública, ser rechazado por la raza o la nacionalidad, un divorcio, etc.

Al estar decepcionado se pasa por un mal momento donde antes de aceptar lo que ha pasado, se puede llegar a comportamientos pocos saludables como comer de más y abusar del alcohol entre otros por lo cual nos podemos enfermar, además se puede llegar a dañar relaciones bien establecidas porque estaremos con un estado de ánimo decaído sin deseos de establecer relaciones con otras personas.

Necesitamos ser conscientes de que todos en algún momento sufriremos una decepción, pero no hay “sucesos específicos” para decepcionarse; de pronto a una persona la decepciona un suceso que para otra persona puede ser algo que si le sucede en su vida hasta se lo podrá tomar con humor.

Te brindo entonces algunos consejos para superar la decepción

  1. Tarde o temprano debes asimilarlo: lo primero que hay que hacer es asimilar lo que pasó y saber que por más quejas y lamentaciones la situación ya no tiene vuelta atrás. Para asimilarlo hay que darse un espacio para sentir las emociones negativas que esto conlleva. 
  2. Maneja sanamente la frustración: toda decepción genera frustración, lo cual se logra manejar aceptando que no todo tiene que salir como esperábamos y que hay cosas que no están en nuestro control. Se podrá al final del proceso de superación darse cuenta de que somos más fuertes y crecemos más emocionalmente, y no permitimos que una mala experiencia nos derrumbe todo nuestro mundo construido.
  3. Decirle no al negativismo: en la época que se intenta salir delante de la decepción, evitar los ¡te lo dije!; sí, esas personas que no aportan nada, pero sí siguen dándole pie a los sentimientos de dolor. Solo se escucha y se rodea de personas que quieran el bienestar y te ayuden a volver a sonreír.
  4. ¡Supéralo ya!: soltar la situación que hizo decepcionarte para poder superarlo, es lo mejor que puedes hacer para estar bien otra vez. Hay que tomar determinación y seguir en la vida avanzando lo mejor y más productivamente posible.
  5. Mantén tu mente ocupada: en todo momento ocupar la mente es fundamental, ya sea leyendo un libro, creando un proyecto personal, tomando clases de cocina, iniciar una actividad física, entablar una nueva amistad, en fin, hay que ponerse las pilas y activarse, es el mejor remedio para volver más fuerte a tu vida normal.
  6. Recupera tus relaciones: si en el proceso de superar una decepción se lastimó, o se alejo alguien importante en tu vida, la mejor solución para remediar eso es acercarse a la persona y explicarle que se estaba pasando por un mal momento y que por eso se tenía esa actitud, o se dijo cosas que no debieron haber sido. Si esto se explica de una manera sincera lo más probable es que esas relaciones cercanas se vuelvan a activar.
  7. Buscar ayuda: toda decepción debe dejar un aprendizaje, hacernos más fuertes, pero cuando estás muy enfadado y triste percibes la situación de una manera muy dramática; esto con el tiempo disminuye y cuando eso sucede es hora de analizar lo que pasó. Puede ocurrir dos cosas: que en verdad sea muy grave para ti, en este caso, tendrías que buscar la ayuda idónea o de lo contrario es hora de pensar que todos sufrimos decepciones en la vida, debemos asimilarlas y tratar de sacar un aprendizaje.

Para finalizar: “No tengas miedo a decepcionarte, porque para salir de ella descubrirás tu fuerza interior”.