En el artículo de la semana pasada, hablábamos sobre los aspectos básicos de la Terapia Familiar. En esta ocasión, y como ya adelantamos en aquel escrito, expondremos cuáles son las principales tendencias terapéuticas que podemos encontrar dentro de la misma. No sin antes recordar que, aunque existen autores de obligada mención debido a la importancia de los mismos, la TF no es patrimonio de ningún enfoque terapéutico concreto. Así encontramos a:

  • Nathan Ackerman: pionero en la Terapia de Familia de la Escuela Psicodinámica. Modelo directo que se fundamenta en el normativo de familia sana. Se basa en el estudio de las jerarquías dentro del sistema familiar. Para él, en todo grupo familiar debe establecerse un orden claro basado en la competencia parental para decidir asuntos relacionados con la familia. La terapia se centra en el estudio de los límites y del manejo de relaciones de poder en el contexto familiar. Especial mención a su alumno Salvador Minuchin.
  • Carl Whitaker: puede considerarse otro de los piones de la TF. Su modo de intervención se basa en el análisis infantil y en la Terapia de Juego. Eleva la tensión familiar frecuentemente con intervenciones provocativas para aumentar la patología y que los síntomas se destruyan por sí solos. Crea un sentimiento de unión entre los miembros del grupo y promueve la creatividad individual y colectiva para conseguir la aceptación de que la “locura personal” puede ser un recurso para lograr las metas del proceso terapéutico.
  • Murray Bowen: la teoría que propone comprende a la familia como un organismo, dentro del cual, lo que le ocurra a cada uno de sus miembros va a repercutir en todos los demás. El grado de participación de los componentes de una familia en la masa indiferenciada de lo que él denomina el “ego familiar”, depende del proceso emocional y de la relación funcional del individuo con la familia en ese momento. El óptimo funcionamiento familiar se lograría cuando se obtiene un grado adecuado de diferenciación en todos los miembros del sistema familiar, y ese es el objetivo de la terapia.
  • Escuela de Palo Alto: desarrolló lo que conocemos como “Terapia de la Comunicación” y sus fundadores intelectuales fueron Bateson y Erickson. Aportan el concepto de cibernética en el campo de la Psiquiatría y elaboran la Hipótesis del Doble Vínculo. Este grupo partió de una idea central: la sintomatología no depende sólo de las características de la personalidad, sino que también está influida y determinada por las estructuras de comunicación presentes en la familia y otros contextos sociales. De esta escuela han derivado diferentes tipos de terapia: Hipnoterapia, Programación Neurolingüística (PNL), Terapia Estratégica y Terapia Sistémica, siendo estas últimas las más relevantes en Terapia de Familia.
    • Terapia Estratégica: desarrollada principalmente por J. Haley y donde los problemas familiares son la consecuencia de patrones de organización disfuncionales dentro de la familia y de perturbaciones de adaptación en el contexto. Como su propio nombre indica, el terapeuta desarrolla una estrategia de intervención por la que consigue las metas previamente negociadas con la familia
    • Terapia Sistémica: desarrollada por el Grupo de Milán a partir de las ideas de Bateson. La familia está constituida por una serie de componentes que se relacionan entre sí y los problemas cumplen una función específica para el sistema familiar.
  • Terapia Narrativa: sustentada en el Constructivismo, sobre todo de Heinz von Foerster, postula la idea de que la percepción no refleja una realidad que existe de forma independiente al observador, sino que toda afirmación sobre la realidad es una interpretación del observador sobre su forma de ver y entender el mundo. Concede al lenguaje una importancia trascendental, por lo que síntomas, problemas y disfuncionalidades familiares son producto de las narrativas construidas en las relaciones. La modificación de las mismas traerá como consecuencia la resolución del problema.
  • Terapia Familiar Psicoanalítica: trata de integrar los conceptos del Psicoanálisis en TF. Para este método, la familia se considera como si se tratara de un solo paciente. Fantasías inconscientes, asociaciones y producción de síntomas de la familia se analizan como una unidad. Uno de los autores que ha trabajado desde la terapia familiar psicoanalítica con el vínculo madre-hijo, sobre todo en edad lactante, ha sido D. Winnicott.